EL PROYECTO


Vamos, pues, a instituir una escuela del servicio divino” (Regla de San Benito). Un monasterio no son piedras, son almas; pero qué duda cabe, que las estructuras y el espacio físico son medios muy convenientes y necesarios para poder desarrollar la vida contemplativa que implica la “fuga mundi” o abandono del siglo, en una sociedad que no solo, no reconoce los derechos de Dios en la misma,  sino que llega al absurdo de atribuirle todos los males presentes, desembocando en la proclamación de su inexistencia.  Esto lo señaló con toda claridad el santo papa Pio X en su encíclica programática “E Supremi Apostolatus”: En verdad, con semejante osadía, con este desafuero de la virtud de la religión, se cuartea por doquier la piedad, los documentos de la fe revelada son impugnados y se pretende directa y obstinadamente apartar, destruir cualquier relación que medie entre Dios y el hombre. Por el contrario -esta es la señal propia del Anticristo según el mismo Apóstol, el hombre mismo con temeridad extrema ha invadido el campo de Dios, exaltándose por encima de todo aquello que recibe el nombre de Dios; hasta tal punto que -aunque no es capaz de borrar dentro de sí la noción que de Dios tiene-, tras el rechazo de Su majestad, se ha consagrado a sí mismo este mundo visible como si fuera su templo, para que todos lo adoren. Se sentará en el templo de Dios, mostrándose como si fuera Dios Efectivamente, nadie en su sano juicio puede dudar de cuál es la batalla que está librando la humanidad contra Dios”.

Al querer establecer esta escuela al servicio divino deseamos vivir “mostrando” al mundo en lo escondido de la morada, que Dios es Suma Bondad, Sumo Bien y que la vida contemplativa es un testimonio auténtico de su presencia en el mundo. Éste camino no se puede emprender sino por un comienzo estrecho:

 Una fundación

Un “nuevo inicio” con el apoyo de varios laicos, oblatos benedictinos y sacerdotes; sobre todo por parte del párroco y del obispo del lugar. Con un terreno solitario propicio para una comunidad pequeña, pobre y rural.   “Al hacerlo, esperamos no establecer nada que sea áspero o penoso. Pero si, por una razón de equidad, para corregir los vicios o para conservar la caridad, se dispone algo más estricto, no huyas enseguida aterrado del camino de la salvación, porque éste no se puede emprender sino por un comienzo estrecho” (Regla).

 Benedictina

Teniendo como patrono a San Benito, abad. Viviendo conforme a su “Santa Regla” que tanta gloria a dado a la sociedad fundada por Cristo, con numerosos santos y varios doctores de la Iglesia.  Siguiendo los consejos que el Patriarca da a sus monjes, entre los que destacan: El silencio, sabiendo que "si hablas mucho no evitarás el pecado" (Pr X, 19). La recitación sálmica, sin supresiones ni modificaciones; con el oficio gregoriano editado  por la Abadía de San Pedro de Solesmes. “Nada, pues, se anteponga a la Obra de Dios. Ofrezcamos, entonces, alabanzas a nuestro Creador "por los juicios de su justicia" (Sal CXVIII, 62 y 64) en estos tiempos, esto es, en Laudes, Prima, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas y Completas, y levantémonos por la noche para darle gracias”  (Regla). Entregándose diariamente a la reparación y cumpliendo el mandato de “darse frecuentemente a la oración” (Regla).

Tradicional

“Los hombres grandes son aquellos que saben conservar, en una sociedad intangible, la herencia de la tradición” Juan Vázquez de Mella.

“A cada época la salva un pequeño puñado de hombres que tienen el coraje de ser inactuales”. G.K. Chesterton

"La Iglesia con su enseñanza, su vida, su culto, conserva y transmite a todas las edades lo que es y lo que cree". "Las palabras de los santos Padres atestiguan la presencia viva de esta Tradición, cuyas riquezas van pasando a la práctica y a la vida de la Iglesia que cree y ora" (Dei Verbum, 8). Conociendo la importancia de la Tradición en la historia de la Iglesia, deseamos vivir alimentados de su espiritualidad y de su sabiduría tal como ha sido propuesta por el Magisterio pontificio, lo mismo puede ser aplicado a las Santas Escrituras. “Quod semper, quod ubique, quod ab omnibus: sólo y todo cuanto fue creído siempre, por todos y en todas partes” (San Vicente de Lerins). Tanto en teología como en filosofía, el maestro no puede ser sino el patrono de las escuelas católicas: Santo Tomás de Aquino. La filosofía realista como base para guardar una sana inteligencia de la fe, que es la adhesión del intelecto a la Verdad revelada.

"Ens et verum convertuntur" decían los antiguos: el ser y la verdad son recíprocos, todo ser es verdadero, todo verdadero es ser; es decir, la Verdad no es sino la Realidad, res = cosa, realis = de la cosa, realitas = lo que hace las cosas. Su realización en la vida monástica, la recibimos de los antiguos monasterios hispánicos, manteniendo su espíritu y en la medida de lo posible (si no lo prohíbe el Derecho Canónico) sus usos y costumbres. Esto puede parecer irrealizable en nuestra época, pero hay testimonios en la actualidad que nos confirman nuestro propósito. Un modelo a seguir es la Abadía Sainte Madeleine du Barroux, fundada en 1970 por Dom Gerard Calvet, osb. “En los años turbulentos del posconcilio, deseaba únicamente seguir con su vida monástica sin tener que someterse a aquellos “experimentos” de renovación doctrinal o litúrgica que le parecían muy pobres frente a la riqueza «antigua y siempre nueva» de la tradición: oración, silencio, trabajo manual, funciones en latín, liturgia tradicional”. (30 Giorni: “No somos más grandes que nuestros padres” entrevista a Dom Louis-Marie, abad de Sainte-Madeleine). ¿Acerca de su monasterio, qué es lo que lo distingue de otros conventos? La forma tradicional de la liturgia y los usos monásticos, pero otros monasterios la usan como nosotros; Hay también, sobre todo algunas características de nuestra historia. Una tradición monástica que nos une a la nueva Fundación de vida monástica por el padre Muard en 1850 la Pierre-Qui-Vire, Dom Romain Banquet  fundó Saint Benoit de En Calcat, luego Dom Gerard Calvet, monje de esta familia monástica que fundó nuestra comunidad, él solo en Bedoin en 1970”. (Padre Cyril, osb. Monje del monasterio de le Barroux, en Provenza). http://www.barroux.org/

“Y el más tradicionalista no es el que sólo conserva, sino el que, además de conservar, corrige, el que añade y acrecienta” (Vázquez de Mella).

 

España

“¡Excelsos destinos los de España en la historia, señores! Dios quiso probarla con el hierro y el fuego de la invasión sarracena; ocho siglos fue el baluarte cuya resistencia salvó la cristiandad de Europa; y Dios premió el esfuerzo gigante dando a nuestro pueblo un alma recia, fortalecida en la lucha, fundida en el troquel de un ideal único, con el temple que da al espíritu el sobrenaturalismo cristiano profesado como ley de la vida y de la historia patria” (Apología de la Hispanidad, Card. Isidro Gomá).  España tiene una larga historia de mártires y santos que han informado la mente y la piedad de su pueblo con todas sus posibles deficiencias históricas y culturales. Al igual que durante el cisma luterano y el Concilio de Trento, España entendida como Hispanidad, más allá de la Península (Las Españas), debe ser hoy gracias a su culto y la piedad popular, una defensora y evangelizadora de la verdadera fe en el mundo de hoy. Un monasterio puede ser un medio adecuado para lograrlo. “Nos exhortamos con todo calor a los superiores de estas Ordenes contemplativas a que introduzcan su austera forma de vida en las Misiones, fundando allí cenobios, de igual manera debéis vosotros, venerables hermanos y amados hijos, acosarlos con ruegos a que lo lleven a efecto, ya que estos religiosos de vida solitaria os acarrearán indecibles gracias del cielo para vosotros y para vuestros trabajos”  (Encl. Rerum Ecclesiae de S.S. Pio XI).

Vocación

Una característica muy nítida de una verdadera vocación monástica: la generosidad en la decisión. Es un toque inconfundible. Cuando falta, cuando uno está revolviendo indefinidamente “si a lo mejor tal vez podría ser que un día si resulta que”, cuando se queda uno a la espera de un angelito que le aparezca para decirle “tú ven acá”, entonces de seguro se aplica la palabra evangélica: “nadie que ponga la mano al arado y mire hacia atrás es apto para el reino de Dios” (Lc IX,62).  Regla : “Dígasele: He aquí la ley bajo la cual quieres militar. Si puedes observarla, entra; pero si no puedes, vete libremente”.

 

 


 

UIOGD

7 comentarios:

  1. Alabado sea El Señor en ustedes, Dios les bendiga por ser santos.

    Edgar Tellez B.
    Bogota, D.C. Colombia

    ResponderEliminar
  2. Pax. Desde el Santuario-monasterio y hospedería de la Virgen de Valdejimena en un enclave solitario y boscoso a 40 kms. de Salamanca, vive solo un servidor, monje ermitaño de la regla de San Benito, por parte del Obispo de Salamanca y de un servidor estamos buscando un grupo por pequeño que sea de monjes que quieran hacerse cargo del lugar. Llevamos un año en espera y si pronto no encontramos un grupo monástico, el Obispo lo cerrará o buscará su venta.

    ResponderEliminar
  3. Creo que este apartado sobre la fundación en España se debe eliminar porque abre puertas a falsas expectativas. Ya se ha ofrecido Tofo eso y más en Valdejimena y han contestado que no pueden por falta de monjes para fundar. Agradecería se eliminara esta información hasta que sea cierta. Gracias. P. Francisco

    ResponderEliminar
  4. Estimados todos en el señor

    se dice que hace falta monjes para ir a valdejimena
    6 monjes benedictinos de españa quieren ir y en valdejimena se les pone pegas
    una orden benedictina de italia han recibido apollarles espiritualmente y económicamente
    pero siempre que se soluciona una cosa en valdejimena ponen otra sí de verdad quiera el benedictino de valdejimena que e escriba
    esto es serio se trata de vocaciones

    vicarioapostolico@gmail.com

    ResponderEliminar